Pedro Davio, un vecino de Bienservida
en busca de El Dorado (1535)


Fachada del Archivo de Indias en Sevilla.

Fachada del Archivo de Indias en Sevilla.

      En la primera mitad del siglo XVI llegaban a España noticias de las expediciones por el interior del continente americano que hablaban de fabulosas riquezas, ciudades de oro, ricos imperios,... Estas noticias, a veces confirmadas con hechos como el inmenso rescate de Atahualpa, movieron a muchos a cruzar el Atlántico y buscar fortuna en aquellas tierras inhóspitas para los europeos. Algunos de ellos se enriquecieron, pero la mayoría encontró la muerte por enfermedades tropicales, enfrentamientos con los indígenas, ataques de animales, ...

      En el Archivo de Indias quedó documentado todo ese ir y venir de gentes y gracias a eso, hoy podemos saber que en 1535, Pedro Davio fue el primer vecino de Bienservida que cruzó el Atlántico en busca de una nueva vida, del que existe registro documental. Para ello, se enroló en la expedición que organizaba Juan del Junco hacia la recién fundada Cartagena de Indias.


LA ORGANIZACIÓN DE LA EXPEDICIÓN

      Juan del Junco era un capitán asturiano nacido en 1503 que había prestado sus servicios a las órdenes del rey Carlos I en Hungría e Italia y había participado en la exploración del río de la Plata. En 1535 obtiene permiso mediante Real Cédula de 9 de enero para formar una armada de cien hombres con destino a Cartagena (de Indias).

      Esa expedición hacia Cartagena, como otras de la época, buscaba establecer entradas al Perú por el territorio de Nueva Granada (la actual Colombia). Pero la mayor motivación era la búsqueda de las fabulosas riquezas de los incas, o de El Dorado, una legendaria ciudad hecha de oro en el interior de Nueva Granada, leyenda que había llegado a España en aquellos años. Además, las noticias de la inmensa fortuna que se repartió dos años antes entre las tropas de Pizarro por el rescate del soberano inca Atahualpa, reforzaba esta idea de que en el Nuevo Mundo cualquiera podía enriquecerse fácilmente. Se estima que el rescate de Atahualpa estuvo compuesto por 6.100 kilos de oro y casi 12.000 kilos de plata que, una vez descontado el quinto real, se repartieron entre los componentes de la expedición de Pizarro.

      Para cruzar el Atlántico, Juan del Junco contrata una nao de Pedro Cifuentes, prestamista habitual en las expediciones hacia Cartagena de Indias de esa época, del que existen varias referencias en el Archivo de Indias de pleitos por deudas derivadas de estos tratos.

      Poco después, Juan del Junco instala su punto de reclutamiento en Sevilla, que por entonces era un hervidero de aventureros y gentes dispuestas a embarcarse hacia el nuevo mundo en busca de fortuna u honor. La primera inscripción para la armada de Juan del Junco tiene fecha del 7 de febrero de 1535 y la última el 14 de abril de ese año.

      La relación de viajeros alistados para la expedición quedó registrada en el Archivo de Indias en los Libros de asiento de pasajeros a Indias de la Casa de la Contratación y entre ellos aparece Pedro Davio, vecino de Bienservida en 1535 y el que probablemente era su hermano, Gaspar.


REGISTRO EN EL ARCHIVO DE INDIAS DE PEDRO Y GASPAR DAVIO

Registro en los libros de asiento de pasajeros a Indias de la Casa de Contratación.
Registro en los libros de asiento de pasajeros a Indias de la Casa de Contratación.
Haga clic para ampliar


Transcripción:

      Pedro Davio, hijo de Pedro Davio y de Maria Pérez de Andeco, vecino de la Bienservida, tierra de Alcaraz / Pasó en la nao de Cifontes con Juan del Junco / Juraron Diego de Heredia y Gaspar Davio que no es de los prohibidos.

      Gaspar Davio, hijo de Martin Pérez de ¿Freraez? y de Maria Perez de Andeco, vecino de Andeco, que es en Vizcaya / Pasó en la nao de Cifontes con Juan del Junco / Juraron Diego de Heredia y Pedro Davio que no es de los prohibidos.



¿QUÉ DATOS PODEMOS EXTRAER DE LOS LIBROS DE ASIENTO DE PASAJEROS A INDIAS?

      Estos registros de embarcados hacia las Indias solían ser bastante escuetos pero nos pueden aportar mucha información: aparte de la fecha, se registraba el nombre del viajero y el de sus padres, de donde era natural o vecino, la nao en que embarcaba, el nombre del capitán de la misma y dos testigos que declaraban que no eran de los prohibidos para pasar a Indias.

      Esa prohibición consistía en que dos testigos tenían que avalar con su juramento que el inscrito no era converso, judío, moro ni había sido juzgado por la Inquisición, pero su validez resultaría dudosa, ya que normalmente cada viajero era avalado por dos compañeros de expedición. Por ejemplo Pedro y Gaspar Davio declaran uno en favor del otro.

      Pedro y Gaspar se inscriben como hijos de María Pérez de Andeco, por lo que esto, unido a su apellido Davio, nos hace pensar que Pedro y Gaspar eran hermanos aunque declararan tener distinto padre. Gaspar era vecino de Andeco “que es en Vizcaya” mientras que Pedro en 1535 era vecino de la Bienservida.

      Otro dato interesante es que se sitúa Bienservida en la tierra de Alcaraz, no haciendo referencia al Señorío de las Cinco Villas, en una época en que Bienservida pertenecía a los Condes de Paredes y el enfrentamiento con la ciudad de Alcaraz alcanzaba sus momentos más intensos. No parece que sea una casualidad, puesto que otros viajeros procedentes del señorío, como Cristóbal López, registrado en otra armada hacia Cartagena de Indias el día 22 de junio de 1534, quedó inscrito como “natural de Villapalacios, tierra de Alcaraz”.

      Aunque existen inscripciones en la Armada de Juan del Junco entre el 7 de febrero y el 14 de abril, las inscripciones de los viajeros de los alrededores de Bienservida se concentran en dos de esos días y además se anotan correlativamente, por lo que creemos que viajarían en grupos procedentes de nuestra comarca:

      Así, se registran el 16 de marzo de 1535 (todos de forma consecutiva):

Lorenzo Pérez, natural de Segura
Pedro Manrique, hijo de Rodrigo Manrique y de Elvira Martínez, natural de Huesca. Pedro Manrique figura inscrito como natural de Huesca, pero no sabemos si tendría alguna vinculación con los Manrique de Segura o de las Cinco Villas, puesto que se inscribió entre los componentes de un grupo de personas de Segura, Alcaraz y Yeste.
Gabriel Cabezuelo, natural de Alcaraz
Alonso Ruiz, natural de Yeste

      El otro grupo de viajeros de nuestro entorno se registra el 30 de marzo de 1535 (inscritos correlativamente en este orden):

Pedro Davio, vecino de Bienservida, tierra de Alcaraz
Gaspar Davio, vecino de Andeco, que es en Vizcaya
Pedro Mercador, vecino de Beas, de la Orden de Santiago
Pedro de Madrid, vecino de Villamanrique
Luis Caparel, vecino de Beas, de la Orden de Santiago

      Esta hipótesis de que los viajeros a Indias llegarían a Sevilla en grupos organizados desde sus lugares de origen queda bastante clara en el caso de los procedentes de Llerena (actual provincia de Badajoz, a unos 125 kilómetros de Sevilla). Se alistaron 16 hombres procedentes de Llerena, lo que ya de por sí resulta significativo en una expedición formada por unas 160 personas procedentes de toda España, pero también de Flandes, Francia, etc.. Pues bien, 8 de ellos lo hicieron en un solo día (el 22 de marzo).

Réplica de una nao. Nao Victoria de Magallanes (1519). https://es.wikipedia.org/wiki/Nao

Réplica de la nao Victoria de Magallanes (1519).
(https://es.wikipedia.org/wiki/Nao)

      No hay inscripciones en la expedición posteriores al 14 de abril de 1535, por lo que la “armada” se consideraría completa en esa fecha y en los días siguientes emprendería viaje hacia Cartagena de Indias. En la Real Cedula mencionada, se autorizaba una expedición de 100 hombres, pero en el Archivo de Indias hemos localizado hasta 157 registros de viajeros, por cierto, no todos hombres; al menos uno de ellos era una mujer - Isabel de Malinas- natural de Flandes.

      Lo habitual es que las embarcaciones con destino a América partiesen de Sanlúcar de Barrameda (del puerto de Bonanza, considerado antepuerto de Sevilla en el siglo XVI) e hiciesen escala en las Islas Canarias para aprovisionarse de alimentos frescos, agua, etc. antes de cruzar el Atlántico. Así lo haría muy probablemente la nao en que Pedro Davio cruzaba el Océano.

¿QUÉ PUDO SER DE PEDRO DAVIO?

      A partir de aquí no encontramos más referencias personales de los Davio, pero sí tenemos datos del conjunto de viajeros que componían la Armada de Juan del Junco.

      Juan del Junco y los suyos llegaron sin novedad a tierras americanas y se incorporaron a la expedición que organizaba Gonzalo Jiménez de Quesada a los Andes que trataba de encontrar un paso hacia el Perú. Partieron el 6 de abril de 1536 de Santa Marta para adentrarse en la selva siguiendo el curso del río Magdalena. Eran un grupo de 800 hombres, 600 por tierra repartidos en 8 compañías de Infantería, una de ellas capitaneada por Juan del Junco, y unos cien más a caballo; el resto en cinco bergantines que remontarían el río Magdalena para encontrarse en el interior con las tropas de a pie y proporcionarles suministros de armas y alimentos.

      Los expedicionarios, a la vista de las dificultades para llegar al Perú, pronto abandonaron su idea y consideraron una buena alternativa al oro de los Incas, buscar la legendaria ciudad de El Dorado. En su avance llegaron a territorio muisca, donde tras dos años de luchas con los indios, fundaron Santa Fe de Bogotá (1538) y Tunja (1539) y establecieron el dominio español en lo que se llamó Nuevo Reino de Granada.

Recreación de una construcción indígena en el Caribe

Recreación de una construcción indígena en el Caribe

      El clima caluroso y húmedo, la espesa vegetación, las enfermedades tropicales, la mala alimentación, los animales salvajes, las flechas envenenadas de los indígenas y muchos otros factores diezmaron las tropas de Jiménez de Quesada, de forma que de los 800 hombres que salieron de Santa Marta, solo sobrevivieron 178.

      Y encontraron oro. En Tunja, en sus luchas con los indios capturaron al Zaque Quemuenchatocha y con él un enorme tesoro de oro y esmeraldas (136.500 pesos de oro fino, 14.000 pesos de oro bajo y 280 esmeraldas); del cacique Suamox recogieron 40.000 pesos de oro fino, 12.000 pesos de oro bajo y 118 esmeraldas. En cada escaramuza con los indios incrementaban el botín de oro y esmeraldas, de forma que en junio de 1538, después de todos los pagos de deudas (armas, herramientas, medicinas, misas por los difuntos, cirujano...) y de retener el quinto real, se repartieron entre los 178 supervivientes 148.000 pesos de oro puro (unos 680 kilos), 16.964 pesos de oro bajo (unos 78 kilos) y más de 800 esmeraldas, algunas de gran valor.

      De la armada de Juan del Junco, apenas sobrevivieron unos cuantos hombres además del capitán. Hay noticias documentadas de 12 de ellos, uno de los cuales era el mencionado más arriba Alonso Ruiz, natural de Yeste. El resto seguramente perdieron la vida a lo largo de la expedición de Jiménez de Quesada, entre ellos Pedro Davio, aunque esto no se puede afirmar con certeza.

      Aunque ignoramos cuál fue su suerte, al menos sí podemos decir que Pedro Davio fue el primer vecino de Bienservida del que existe documentación sobre su paso a América en busca de fortuna, en una expedición que se adentró en el territorio de la actual Colombia en busca de El Dorado.

Fuentes consultadas:

Portal de Archivos Españoles (PARES), especialmente:
      AGI//CONTRATACION,5536,L.3,F.138
      AGI//CONTRATACION,5536,L.3,F.163
(https://pares.culturaydeporte.gob.es/inicio.html)

GAMBOA M., Jorge Augusto. La expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada por el río Magdalena y el origen del Nuevo Reino de Granada (1536-1537)

GÓMEZ PÉREZ, Carmen. “Los beneméritos de la tierra. Oro, conquista y poder en Cartagena de Indias, 1532-1560”, Heraldo Calvo y Adolfo Meisel (coords.), Cartagena de Indias en el Siglo XVI. Cartagena: Banco de la República de Colombia, 2011.

MELO, Jorge Orlando. Documentos de historia de Colombia I: relatos terribles y maravillosos de la conquista 1492-1542. En www.academia.edu

OCAMPO LOPEZ, Javier. Los ideales y actitudes caudillistas de los conquistadores en el Nuevo Reino de Granada (1979) ARTICULO. Boletín Cultural y Bibliográfico Vol. 16 Núm. 3 Pág. 15-39

SÁENZ DE SANTA MARÍA, Carmelo. Estudio Bio-Bibliográfico. Cieza de León: Su Persona y su Obra. Pedro CIEZA DE LEÓN, Obras Completas III, Madrid, Monumenta Hispano Indiana, II, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1985


Volver al principio
Volver a Bienservida sanoynatural


Puedes dejar tu mensaje