Descripción de la Dehesa de Peláez y Turruchel.
Catastro del Marqués de la Ensenada (1753).


      El Catastro del Marqués de la Ensenada fue realizado a mediados del Siglo XVIII, durante el reinado de Fernando VI y recogió en las poblaciones de Castilla gran cantidad de datos de población, familias, propiedades urbanas y rústicas, ganados, rentas, etc.

      Gracias a esta documentación podemos conocer, por ejemplo, detalles sobre las tierras de dehesa situadas en torno a la ermita de Turruchel (Dehesa de Pelaez y Turruchel). Su descripción aparece en el Memorial de legos de la Ciudad de Alcaraz.

      La dehesa, en tierras de Alcaraz, era rica en carrascas, de las que todavía sobreviven muchos ejemplares, a pesar de la mecanización de las fincas. Tanto de los pastos como de las carrascas se dice que son de primera calidad. En cuanto a las tierras de labor, su calidad la debía expresar cada propietario en la descripción de sus parcelas.

Dehesa de Peláez y Turruchel.

Dehesa de Peláez y Turruchel.


      La descripción que se recogió entonces, dentro de la relación de dehesas de Alcaraz, dice lo siguiente:

      “Otra (Dehesa) llamada Pelaez y Turruchel distante cinco leguas de esta ciudad.

      Poblada de carrascas de primera calidad. Consiste en seiscientas cuarenta fanegas, las trescientas cincuenta y dos de labor cuyas calidades habrán expresado sus dueños y las doscientas ochenta y ocho de pasto de primera calidad.

      Linda a Levante con el término de Bienservida. A Poniente y Norte con el baldío del Villar y al Sur con el término de Villarrodrigo.

      Arrendada a Don Francisco de Viveros en seiscientos Reales”.



Volver al principio
Volver a Bienservida sanoynatural


Puedes dejar tu mensaje