Bienservida en el siglo XVI
6. Religión.


      En el siglo XVI la religión ocupa el centro de la vida social en España. Son los años de la reforma luterana, que se inicia en Alemania en 1517 y del Concilio de Trento (1545-1563). España representa en todo el mundo la defensa del catolicismo romano frente a la negación protestante de la autoridad del Papa y de la mayoría de sacramentos. Las alianzas de la monarquía española con el papado son habituales y en España se siguen fielmente las directrices que marca el Concilio tridentino, la llamada Contrareforma, en respuesta a la Reforma Protestante. La inquisición, vigilante, persigue a todos aquellos cuyas ideas religiosas no siguen los principios católicos.

1. USOS DE LAS IGLESIAS

      La religión, junto con el paso de las estaciones, van regulando la vida cotidiana en pueblos como Bienservida. En esos ciclos, la iglesia juega un papel muy importante como elemento de cohesión social, pues las celebraciones religiosas reúnen a todo el pueblo que es convocado al toque de las campanas. Pero además, por las Constituciones sinodales del Arzobispado de Toledo de 1566, sabemos de otras muchas actividades desarrolladas en los templos que nada tenían que ver con la religión: celebración de concejos y ayuntamientos, jugar a los naipes, a la pelota, a los bolos, al herrón (juego que consistía en clavar un palo y trazar un círculo, lanzando herraduras que se trataban de enganchar al palo o al menos dejar dentro del círculo), al mojón (un juego por equipos, parecido a los bolos, donde un poste o mojón por equipo tiene que ser derribado por el equipo contrario lanzando un trozo de madera o piedra) y también se bailaba. Todo ello fue prohibido en dicho año.

      Las representaciones estaban permitidas en las iglesias, pero sólo tras ser examinadas y autorizadas por el prelado.

      Asimismo, en ese documento se ponía orden a la forma en que las personas perseguidas por la justicia seglar podían acogerse a lo sagrado y refugiarse en las iglesias: Se prohibía que los que gozaban de esa inmunidad pudieran ser sacados de las iglesias por las autoridades, pero a cambio, a éstos se les exigía estar en ellas honestamente, sin jugar, hablar con mujeres (salvo la esposa) o ponerse en las puertas a tener conversaciones profanas, burlas o tocar la vihuela, un instrumento de cuerda muy popular en el siglo XVI. Estas personas sólo podían permanecer en las iglesias nueve días sin licencia, excepto los desterrados, a los que no se les permitía refugiarse en los templos. Por entonces estas licencias habían llegado a ser un problema, ya que había personas que “están tanto tiempo en las yglesias que parece mas tenerlas por morada que por refugio de sus personas”.

Capilla mayor y retablo de la iglesia de San Bartolomé de Bienservida
Capilla mayor y retablo de la iglesia de San Bartolomé de Bienservida.


2. ACTOS RELIGIOSOS

      Muchas de las tradiciones religiosas que se conservan en la actualidad en nuestra tierra, tienen su origen o se consolidan en el siglo XVI.

      En misas y actos religiosos, aparte del lógico respeto y devoción, era obligado que los hombres y las mujeres ocupasen lugares separados del templo y que no usasen sombreros, rebozos o mantos que les tapasen el rostro.

      La costumbre de preparar monumentos el día de Jueves Santo a partir de la Cena, para la vela del Sacramento hasta el Viernes, está documentada en Alcaraz en 1555, pero existen referencias posteriores a la construcción de estos monumentos en muchos otros lugares, por lo que probablemente también en Bienservida se construirían estos monumentos para la veneración del Sacramento en algún lugar principal de la iglesia. (Ver PLAZA SIMÓN, P.M.: El origen de las celebraciones pasionales en los pueblos albaceteños). Por las aludidas Constituciones sinodales sabemos que la construcción de esos monumentos el día de Jueves Santo debía haberse generalizado en 1566, ya que se pide que las personas encargadas de preparar los monumentos utilicen exclusivamente materiales y un arca de la iglesia y no de particulares.

      Ese carácter sacramental de la Semana Santa, se complementa a partir del segundo tercio del siglo con el carácter penitencial. Empiezan a aparecer cofradías penitenciales de la Vera Cruz que se encargan de preparar los actos de la Semana Santa, como es el caso de El Bonillo, donde asumen la organización de “todas las procesiones de Jueves y viernes santo y el sermón de la Soledad que se predicara dicho viernes santo por la tarde antes de que salga la procesion del entierro”. A finales de siglo, la celebración de procesiones se generaliza en estas tierras. Tanto aumentó el número de cofradías en el siglo XVI que a partir de 1566 se exige expresa licencia para poder constituir nuevas cofradías.

      También en Bienservida existió una Cofradía de la Vera Cruz. Según el memorial de esta cofradía del Catastro del Marqués de la Ensenada, firmado por Joseph Olivas, Mayordomo de la Vera Cruz el 8 de julio de 1752, tenía la obligación de hacerse cargo del gasto de cera de la iglesia para todo el año (diez libras de cera) y de media arroba de aceite para las lámparas. Además "es obligazion se paga en quentas de Inmemorial tiempo quarenta y zinco reales de vellón, derechos parroquiales que perzive el Señor Cura de esta villa por las prozesiones del tiempo de Semana Santa" y también "el pago de dos sermones quese ofrezen al año por el tiempo de Semana Santa es costumbre abonar en dichas quentas quarenta y dos reales de vellón", aunque desconocemos si ese tiempo inmemorial al que se refiere Joseph Olivas alcanza tiempos tan antiguos como el siglo XVI.

Detalle del cuadro de Juan Carreño de Miranda, Misa de San Juan de Mata (1666). Wikipedia.
Detalle del cuadro de Juan Carreño de Miranda, Misa de San Juan de Mata (1666). Wikipedia.


      Para 1566, las procesiones con imágenes eran habituales. En las Constituciones sinodales de este arzobispado, se pedía que las imágenes que se sacasen en procesión no se vistiesen con ropas que hubieran sido utilizadas por mujeres, sino por vestiduras hechas por la iglesia para este fin y si la iglesia no tenía medios para adquirirlas, se encargasen imágenes de bulto pintadas, de forma que no fuese necesario vestirlas. Estas imágenes sacadas en procesión debían pertenecer a la Iglesia o a cofradías y estar depositadas en iglesias o ermitas y no ser imágenes particulares.

      En las procesiones los fieles debían acudir con respeto y devoción, en silencio, y los clérigos iban rezando y cantando. Igual que en la iglesia, en la procesión hombres y mujeres debían participar por separado, entonces como precepto y después como tradición que ha llegado hasta nuestros días. Si los que participaban en la procesión no lo hacían de esta forma, los clérigos tenían orden de volver a la iglesia sin terminarla.

      En cuanto a las vigilias nocturnas que se celebraban en las iglesias y ermitas, en 1566 se constataba la existencia de unas costumbres poco piadosas: “se hacen muchos beberes y comeres superfluos y se dizen muchos cantares deshonestos y se hacen danzas y otras cosas indecentes donde se siguen muchos escándalos y pecados”. Por ello, las autoridades eclesiásticas del Arzobispado de Toledo decidieron prohibir esas vigilias tanto en iglesias como en ermitas, hospitales o monasterios argumentando que “las pueden hazer de dia”; antes de anochecer, los clérigos debían cerrar las puertas de las iglesias.

Penitente de Zaragoza (1530-1540). Trachtenbuch des Christoph Weiditz. Wikimedia Commons.
Penitente de Zaragoza (1530-1540). Trachtenbuch des Christoph Weiditz. Wikimedia Commons.


3. LA INQUISICIÓN

      En el siglo XVI, la Inquisición protagonizaba la defensa del catolicismo más ortodoxo y la intolerancia religiosa, que se llevaba a extremos como prohibir la lectura de libros extranjeros, por el temor a que pudieran importar ideas protestantes o perseguir a aquéllos que fueran tachados de falsos conversos, seguidores de Lutero, etc.

      La Inquisición española (Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición) se había fundado por los Reyes Católicos en 1478, aunque tenía su origen en la Edad Media y ya existía en el Reino de Aragón desde el Siglo XIII. Fue un tribunal religioso que se implantó en Castilla en el último cuarto del siglo XV y tenía como principal finalidad castigar los delitos contra la fe católica y perseguir la herejía. Hay noticias de inquisidores en la ciudad de Toledo desde 1485 y desde 1488 en Murcia.

      Por la obra de Carlos Ayllón “Inquisidores, conversos y cambio social. El Santo Oficio en tierras albacetenses” se sabe que en 1486 y 1487 hubo una serie de autos de fe en Toledo en los que por primera vez se procesa por judaizar a habitantes del Arcedianazgo de Alcaraz, que desde 1485 estaba sujeto a los inquisidores toledanos. En noviembre de 1488, dada la gran carga de procesos del Santo Oficio de Toledo, el Arcedianzago de Alcaraz pasa a depender del tribunal de Jaén. Desde allí, a finales del siglo XV se desplazan algunos de sus miembros temporalmente a Alcaraz, quizá por la existencia del Convento de Santo Domingo, de cuya orden solían proceder los jueces de la Inquisición. En esta situación jurisdiccional se entra en el siglo XVI, hasta que en 1533 el Arcedianazgo de Alcaraz pasa a someterse al Tribunal de la Inquisición de Murcia, que dispondrá de un comisario en Alcaraz.

Nombramiento de familiar por el Tribunal de la Inquisición de Logroño (1582)
Nombramiento de familiar por el Tribunal de la Inquisición de Logroño (1582).
https://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/show/542623?nm


3.1 EL PROCESO INQUISITORIAL

      Cuando los inquisidores llegaban a una población, fuera definitiva o temporalmente, se convocaba a los habitantes y se leía ante ellos un mandato pidiendo información para poder actuar contra el mal en esa localidad. Se daba entonces un plazo de treinta o cuarenta días en el que los vecinos podían autoinculparse de delitos contra la fe católica o delatar a sus vecinos. Pasado ese período, las sanciones eran más graves.

      Los habitantes que confesaban, tras el correspondiente proceso se les daba por “reconciliados” y se les permitía volver a la iglesia, tras cumplir una serie de penas, sanciones económicas e incluso la humillación de tener que salir en procesión vestidos con el llamado sambenito que era una túnica con un aspa roja. Los procesos tenían distintas fases de denuncia, reclusión, acusación, audiencia de testigos, sentencia y muchas otras, tras las cuales se pedía abjurar (retractarse) de levi en el caso de faltas menores y de vehementi si se trataba de faltas más graves. Esta abjuración solía implicar el pago de elevadas cantidades de dinero incluso en las faltas más leves y en muchos casos la incautación de los bienes del reo, lo que normalmente suponía su ruina. La muerte en la hoguera no era muy habitual y sólo se daba en casos en que tras la abjuración de vehementi y la reconciliación, el reo reincidía en la falta.

      Los tribunales de la Inquisición tenían numerosos miembros. Por las instrucciones de Torquemada sabemos que debía haber dos inquisidores (uno jurista y otro teólogo generalmente), un fiscal, un asesor, notarios, médicos, un capellán, etc.

      En Bienservida, como en casi todas las poblaciones, existía un familiar de la Inquisición, que era un miembro de menor nivel en la institución, cuyo papel era informar a sus superiores, efectuar detenciones, asistir a los autos de fe y apoyar a los tribunales en lo que necesitasen. Solían ser hombres casados, de buena conducta, con privilegios como portar armas y gozar de la confianza del Santo Oficio y en la práctica solían utilizar esta posición para conseguir prestigio y privilegios y para escalar socialmente. Su nombramiento, como muchos de los documentos emitidos por la Inquisición, siempre se iniciaba con la formula “Nos los Inquisidores Apostolicos contra la heretica pravedad y apostasía en los Obispados de Carthagena, y Orihuela, Arcedianazgo de Alcaraz, Abbadia de Oran, y su partido…”, lo que era toda una declaración sobre cuál era su papel en la sociedad: vigilar el seguimiento estricto de la ortodoxia católica por todos los vecinos.


3.2 DOS BIENSERVIDEÑAS CONDENADAS EN UN AUTO DE FE EN MURCIA (8/9/1560)

      Hay noticias de un auto de fe en Murcia, el 8 de septiembre de 1560, en que se sentencia a dos vecinas de Bienservida. El auto de fe era un acto público religioso, en el que se leía un extracto de los expedientes y de las sentencias de los acusados en presencia de las autoridades y de los acusados o de sus efigies.

      A ambas mujeres se les acusaba de negar públicamente el sacramento de la confesión, lo que en definitiva significaba seguir las ideas de Lutero.

      Francisca de Arias, mujer de Martín Hernández Buenache, abjuró de levi (abjurar de levi suponía reconocer el error herético y retractarse del error contra la fé católica bajo juramento) y fue multada con 50 ducados. Por hacernos una idea de lo mucho que suponía esta multa, en estas tierras, en 1571 un cerdo valía 4 ducados y una ternera 5.

      Ana Martínez Hornera, cristiana vieja de nacimiento, corrió peor suerte y fue penitenciada por luterana a reconciliación con hábito, varios años de cárcel y embargo de bienes, es decir, pudo volver a la Iglesia tras cumplir la penitencia, pero el embargo de bienes la llevaría a una vida de indigencia.

Auto de Fe presidido por Santo Domingo de Guzmán. Pedro Berruguete (1495). Wikipedia.org
Auto de Fe presidido por Santo Domingo de Guzmán. Pedro Berruguete (1495). Wikipedia.org


4. VOTO

      Los votos eran muy frecuentes en todas las poblaciones en el siglo XVI. Consistían en que la población contraía una obligación religiosa pidiendo la intercesión divina en el alivio de algún desastre o en agradecimiento de ella. En 1578, en Bienservida se guardaba un voto por los beneficios recibidos en la lucha contra las plagas de langosta, probablemente la de 1547, y la peste. Consistía en que “el primero dia de mayo y el jueves primero de mayo no se venda nyngun mantenimiento - alimento - ny salgan los ganados que estan dentro della – de la villa-, fuera hasta aver salido de misa mayor”.

5. LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DE CORTES

      A finales del siglo XVI parece, por las fuentes documentales conocidas hasta la fecha, que no existía todavía la devoción en Bienservida por la advocación de la Virgen de Turruchel, de la que no hay noticias hasta el siglo XVII. Si existiría sin embargo la devoción a la Virgen de Cortes de Alcaraz, que extendía su influencia más allá de las tierras que habían formado el primitivo alfoz de Alcaraz.

      En este contexto, tenemos noticias por Esteban Pérez de Pareja de cómo en 1596 en Alcaraz se acomete la ampliación del Santuario de Cortes. Como se veía necesario ampliar la capacidad de la iglesia y las arcas habían quedado maltrechas por la construcción de la Capilla Mayor del Convento de San Francisco, se decide enviar comisarios a recaudar limosnas no sólo a toda la jurisdicción de Alcaraz, sino también a las Cinco Villas del Conde de Paredes y al Campo de Montiel:

“Efta amorofa impaciencia mortificava los corazones de los Ciudadanos de Alcaraz: pues aumentandofe la devocion à la Sagrada Imagen de nueftra Señora de Cortes, y fiendo pequeña la Iglefia para tan numerofo gentìo , determinaron hazer Capilla mayor , con la que davan hermofura , y capazidad à el Santuario; pero fe hallavan fin fuerças, por no tener caudales promptos la Ciudad para fus expenfas ; pues pocos años antes avia labrado la de el Convento de nueftro Padre San Francifco, tan á toda cofta, como lo publica ella mifma. Pero como el amor no es perezofo, y para obfequiar á el Amado, futiliza los entendimientos , y aumenta las fuerças : Vires impiger auget amor; difcurrieron nombrar Comiffarios , que pidieffen limofna para efta obra tan piadofa, no folo en la junifdiccion de Alcaráz, fi también en las cinco Villas de el Conde de Paredes,y todo el Campo de Montiel.”

      Por acuerdo del Concejo de Alcaraz, de 26 de septiembre de 1596 se nombran esos comisarios, que en plazo de quince días debían ejecutar el mandato. En el caso de Bienservida el nombramiento recae en el Licenciado Don Juan Guerrero. Más adelante Pérez de Pareja indica que los comisarios “Executaronlo con promptitud, y en breve tiempo traxeron limofnas abundantes”.

Talla original de la Virgen de Cortes del Siglo XII, tras su restauración en 2010
Talla original de la Virgen de Cortes del Siglo XII, tras su restauración en 2010
Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:VIRGEN_DE_CORTES.jpg)




BIBLIOGRAFÍA


Volver al principio
Volver a Bienservida sanoynatural

Puedes dejar tu mensaje