Bienservida en el siglo XVI
7. Edificios: Torres, cerca, casas y ermitas.


7.1 TORRE

      La torre de Bienservida es un edificio de planta cuadrangular de unos 180 metros cuadrados de superficie y aproximadamente 13,5 metros de lado por su perímetro exterior, cuya construcción data del siglo XV. Se encuentra bastante deteriorada ya que ha sido utilizada como fuente de materiales de construcción para las casas de los alrededores y también como almacén.

      Los muros, de más de un metro de espesor, son de sillería por el exterior y la parte interna de éstos es de mampostería formada por mortero de cal y piedra del terreno; se mantienen en pie parcialmente, hasta una altura variable de tres a cinco metros. En la pared Suroeste se encuentra la puerta de acceso de unos dos metros de anchura, en la que quedan restos del dintel, del arranque de un arco y una gorronera (hueco en el que entraría el eje superior de una puerta para permitir su giro) Se conservan dos ventanas abocinadas con cubierta de medio punto, tipo saeteras, en la pared Noreste y otra junto con un hueco rectangular en la pared Sureste. Ambos muros tienen construcciones modernas adosadas. La pared Noroeste, la que da hacia la Hontana, ha desparecido completamente.

Detalles de las ruinas de la torre
Detalles de las ruinas de la torre.
A la izquierda restos del dintel, del arranque de un arco y arriba una gorronera (hueco en el que entraría el eje superior de una puerta para permitir su giro). A la derecha dos ventanas abocinadas con cubierta de medio punto, tipo saeteras
(Click para ampliar)


      A la pregunta 29 del cuestionario de las Relaciones Topográficas de 1578 sobre los castillos, torres, fuertes y fortalezas que había en el pueblo y en su jurisdicción no se responde, por lo que no se menciona ninguna torre, ya que es posible que entonces se considerase más bien una casa fuerte.

      Sin embargo, tenemos noticias anteriores de la torre en el testamento de Doña Leonor de Acuña, II Condesa de Paredes (1501) recogido por Salazar de Castro (ver bibliografía). En la declaración de los bienes del mayorazgo que hicieron el señor Conde y la Condesa doña Leonor de Acuña, enumera para Bienservida lo siguiente: “Otro sí, la Villa de la Bien-Servida, con la torre, e vassallos, e rentas, e pechos, e derechos”. Esta torre muy probablemente hace referencia a la de la calle de la Torre, ya que la torre vigía que existía al pie de la iglesia, habría perdido su utilidad defensiva y en esos años se reutilizaría como campanario.

7.2 CERCA Y ELEMENTOS DEFENSIVOS

      Durante el siglo XV la aldea de Matilla se fortificó, seguramente con el fin de conseguir el privilegio de villazgo, requisito que resultaba necesario para lograrlo. Tenemos ejemplos de dos villas jiennenses muy próximas a las que la Orden de Santiago exigió la construcción de murallas para conseguir ese privilegio: Siles en 1397 y Villarrodrigo cuyo primer villazgo fue concedido hacia 1475 por el Maestre Rodrigo Manrique, motivo por el que cambió su nombre de Alvaladexo por el de Villarrodrigo . En Bienservida, proceden de esa época la torre vigía reutilizada como campanario y la cerca o muralla, que combinada en algunos tramos al oeste, sobre la actual carretera de Villarrodrigo con farallones rocosos, rodeaba completamente el perímetro de la población. Años más tarde, ya a finales del siglo XV, se construiría la torre de planta cuadrangular situada al oeste del pueblo que hemos descrito más arriba.

Vista de los restos de la cerca desde las eras hacia los años 50.
Vista de los restos de la cerca desde las eras hacia los años 50.
Fotografía tomada de DOMÍNGUEZ NAVARRO, Pedro: Todo el bien que me ha hecho. Bienservida, 2007.
(Click para ampliar)


      Al sur del pueblo, muy cerca de la iglesia, se conserva todavía un pequeño tramo de la cerca de la villa, en la calle Sol, que hasta los años 70 del siglo XX era mucho mayor y visible. Esa cerca arrancaba en la antigua entrada del pueblo, siguiendo la parte externa de la hoy llamada calle Arroyo y luego giraba por la calle Sol hasta buscar la torre vigía de la cerca que en el siglo XVI se reutilizó como campanario, cuando se construyó la iglesia actual. Tal vez se conserve otro pequeño tramo de la cerca en la esquina de la calle Arroyo con la calle Porvenir, pero está tan modificado que es difícil asegurarlo.

Vista de los restos de la cerca en la actualidad.
Vista de los restos de la cerca en la actualidad.
(Click para ampliar)


      En la parte oeste del pueblo, muy próximo a la torre se conserva un muro que formaba parte de sus elementos defensivos y que parece formar un adarve o paseo de ronda sobre la roca, donde actualmente existe una barandilla sobre la carretera de Villarrodrigo.

Parapeto defensivo asociado a la torre y posible adarve sobre la Carretera de Villarrodrigo
Parapeto defensivo asociado a la torre y posible adarve sobre la Carretera de Villarrodrigo.
(Click para ampliar)


      Por tanto, al final de la Edad Media el contorno del pueblo quedaría definido por una cerca que discurriría por la parte exterior de las actuales calles Arroyo y Sol para buscar la roca que forma la “Citara” y es la base de la torre vigía sobre la que se edificó el campanario; desde ahí, por un trazado que desconocemos llegaría al inicio de la calle de las Toscas, que entonces no existía para, bordeando la torre y combinada con las rocas al oeste del pueblo cerrar el perímetro por el exterior de la calle Dos de Mayo. La entrada principal al pueblo se situaba en la Calzada y había otras para acceso a las huertas próximas en las actuales calles Porvenir, Duque de Ahumada y Toscas. Observando el plano de Bienservida, todavía es fácil apreciar lo que sería el casco urbano en esa época.

Perímetro de la primitiva villa de Bienservida sobre fotografía aérea de los años 50
Perímetro de la primitiva villa de Bienservida sobre fotografía aérea de los años 50 perteneciente al llamado “vuelo americano” (IGN). En rojo los elementos que se conservan o de los que tenemos referencias directas por imágenes y en naranja el posible trazado de la cerca, con dos hipótesis en la parte sur. Las entradas a la villa serían cuatro, siendo la principal la del Norte (por la Calzada) y se señalan con flechas amarillas.
(Click para ampliar)


      Durante el siglo XVI el pueblo superaría estos límites y se empezaron a construir nuevas casas al sur, en la zona de la calle Llana y Granados, fuera del primitivo contorno.

7.3 TORRE VIGÍA

      La torre vigía de la villa, reutilizada en el siglo XVI como campanario, es de planta semicircular con muros de mampostería concertada, de unos seis metros de diámetro y se conserva hasta una altura de unos trece metros desde el actual nivel del suelo. Estas torres de planta semicircular, como la torre albarrana que defiende la Torre Norte del castillo de Alcaraz y otras similares, se construyen en el siglo XV y su forma redondeada es consecuencia del comienzo del uso militar de la artillería, frente a la que la forma circular presenta una mejor resistencia a los impactos. El acceso a parte superior de la torre se hace a través de una puerta situada en el coro de la iglesia a algo más de tres metros sobre el nivel del suelo –cuatro respecto del nivel de la plaza- que da acceso a una escalera de caracol. Esta escalera termina en la base del campanario de planta cuadrada, construido sobre la superficie de la torre vigía. Desde este nivel se sube al cuerpo de campanas por una escalera recta en dos tramos que forman un ángulo recto (ver croquis).

      Esta misma fórmula de edificación de un campanario con forma de prisma sobre una torre de planta circular se utilizó en la iglesia de San Felipe de Brihuega, donde sobre una torre circular de la muralla se construyó un campanario de planta octogonal, o también en el Castillo de Garcimuñoz, donde sobre la torre sureste del castillo se levantó en el siglo XVIII un cuerpo de campanas de planta cuadrada.

Croquis con la estructura de la torre vigía (gris) que se reutilizó en el siglo XVI como campanario.
Croquis con la estructura de la torre vigía (gris) que se reutilizó en el siglo XVI como campanario.
(Click para ampliar)


Reutilización de torres defensivas como campanarios.A la izda. Iglesia de San Bartolomé de Bienservida. A la derecha Castillo de Garcimuñoz, Cuenca (foto:Wikipedia.org).
Reutilización de torres defensivas como campanarios.
A la izquierda, Iglesia de San Bartolomé de Bienservida.
A la derecha, Castillo de Garcimuñoz, Cuenca (foto:Wikipedia.org).
(Click para ampliar)


7.4 ¿UN ROLLO JURISDICCIONAL EN LA CALZADA?

      Y como hipótesis, aunque sin fundamento documental alguno por ahora, proponemos la posibilidad de que a la entrada del pueblo por la Calzada, existiese un rollo jurisdiccional erigido con motivo del villazgo de Bienservida.

      El rollo jurisdiccional simbolizaba el privilegio de villazgo de una población y se erigía en la entrada de las poblaciones. En 1813 las Cortes de Cádiz decretaron, a petición de los ayuntamientos, la demolición de los signos de vasallaje, entre ellos estos rollos, por lo que de haberlo habido, pudo desaparecer a principios del siglo XIX.

      Basamos la hipótesis de su existencia en que, al menos desde mediados del siglo XVIII, la actual calle Arroyo se llamaba “calle del Roio” y este término “roio” se podía usar indistintamente para referirse a un arroyo, como también a un rollo. Así, por ejemplo, en las villas de Madrid y El Bonillo, las calles “del Roio” eran las que iban a parar a esos rollos jurisdiccionales. Además, la topografía de esa zona hace difícil pensar que un arroyo corriera de forma natural por esta calle; mucho más sentido tendría que la cruzase a favor de la pendiente de derecha a izquierda.


7.5 CASAS

      Las casas de finales del siglo XVI, según la respuesta 30 de la villa de Bienservida, eran bajas y pequeñas, hechas de tapias de tierra y otras de piedra sin mezcla de cal. La madera empleada en su construcción se obtenía de las sierras alrededor del pueblo.

      La respuesta 35 de la relación de Bayonas nos explica cómo se construían estas casas: “son de tierra vermeja, y mala, y ansi son vajas porque de otra manera fácilmente caerían con pequeño temporal, la qual tierra no la traen de otra parte sino que donde hacen el edificio la caban, y de la tapia que della hacen y de piedra todo son las casas”. La relación de Villarrodrigo completa la descripción diciendo que las cubiertas son de teja.

      En consecuencia, la mayoría serían casas bajas, de una sola planta con muy pocas dependencias para sus habitantes y escaso mobiliario, una cámara donde almacenar el grano y conservar alimentos, cuadras para las caballerías, bueyes, cabras, etc. y pocilgas para los cerdos. Los materiales con que se construían eran los de la zona: algunas casas eran de piedra y pertenecían a vecinos de buena posición social, mientras que el resto eran de tapial –encofrado de madera que se rellenaba de barro, que en esta zona es arcilloso, prensado- o de ladrillos de adobe, también compuestos de barro mezclado con paja y secados al sol. Si acaso, se utilizaba piedra para los cimientos y el arranque de los muros. Los materiales se obtenían en la zona: la tierra para los muros, del mismo solar, las maderas, de los montes cercanos y la piedra de los alrededores de la villa.

Casa en la Calle Henares, una de las más antiguas del pueblo.
Casa en la Calle Henares, una de las más antiguas del pueblo. Este pudo ser el aspecto de una vivienda del siglo XVI, construida con adobe, elementos de piedra como los escalones y madera.
(Click para ampliar)


7.6 ERMITAS

      En la relación de 1578 se pedía que se enumerasen las ermitas que correspondían a la jurisdicción de la villa. En el término de Bienservida se citan las siguientes:

Santa Catalina, edificada en el lugar donde hoy se encuentra el Cementerio Municipal.
San Cristóbal. No sabemos de la existencia de alguna ermita en los alrededores de Bienservida dedicada este santo, salvo que se refiera a la de Villalapacios. En el acuerdo entre ambas villas en 1587 para dar fin a enfrentamientos por la delimitación de ambos términos, se pacta la jurisdicción y explotación compartida de la Dehesa de San Cristóbal, propiedad del Concejo de Villapalacios, por lo que es posible que la ermita pudiera ser utilizada también por los vecinos de Bienservida o reclamada como propia. Además, sabemos que el camino que se utilizaba para trasladarse de Bienservida a Villapalacios pasaba por esta ermita, tras superar el alto de la Hoya de los Guijarros (en la zona donde ahora se encuentra el repetidor de televisión). Así lo explica la respuesta 16 de la relación de Bienservida: “el primero pueblo que hay desta villa hacia el norte es Villapalacios y que hay dos leguas desta villa a Villapalacios pequeñas e que va el camino torcido e que esta derecho a el norte”.
Santa Quiteria, erigida en la zona de las eras entre el río Turruchel y el actual colegio
San Sebastián. Desconocemos por ahora el lugar exacto en que se encontraba, pero sí que sabemos que la salida hacia dicha ermita estaba en la actual calle de las Toscas, por lo que se encontraría al Oeste de la villa.

Vista de la Ermita de San Cristóbal desde Hoya Vico, en el límite del T.M. de Bienservida
Vista de la Ermita de San Cristóbal desde Hoya Vico, en el límite del T.M. de Bienservida
(Click para ampliar)


      En cuanto a la ermita de San Blas, que ya existía, tal vez los encargados de recopilar la información consideraron que esta ermita no estaba bajo la jurisdicción de Bienservida y sí que se recoge en la de Villapalacios (San Blas de Vico).

      En el mencionado acuerdo entre ambas villas en 1587 para dar fin a enfrentamientos por la delimitación de ambos términos, también se establece la utilización conjunta de esta ermita, en término de Bienservida. Vecinos de ambas villas podrían a partir entonces de desplazarse en romería a San Blas y decir misa en la ermita cuando decidiesen.

      La ermita de Ntra. Sra. de Turruchel no se incluye en la relación y la primera noticia documental que tenemos de ella es muy posterior, de 1666.


BIBLIOGRAFÍA


Volver al principio
Volver a Bienservida sanoynatural


Puedes dejar tu mensaje